Miércoles, 14 Mayo 2014 08:16

El yacimiento neolítico de Fuente de Isso y la Arqueología de museo

 

por Gabriel García Atiénzar

La progresiva desaparición del apoyo público a los proyectos de investigación (si es que antes hubo apoyo más allá de los grandes proyectos) se ha hecho patente en los últimos años. Desafortunadamente, este hecho ha afectado no sólo a la Arqueología como forma de construir y explicar la Historia de nuestro pasado, sino que también ha afectado al patrimonio arqueológico como bien para el disfrute de la cultura. Centrándonos especialmente en las tierras del Campo de Hellín, la arqueología prehistórica, aquella que se ocupa del devenir humano antes de la aparición de la escritura, ha estado especialmente huérfana. Únicamente algunos trabajos desarrollados al amparo de los abrigos de arte rupestre de Minateda -recordemos que son Patrimonio de la Humanidad desde 1998- pueden destacarse. Sin embargo, pocas o ninguna han sido las intervenciones que han afectado a otros periodos de la Prehistoria. Esta imagen de orfandad contrasta con la imagen que parecía entreverse cuando, a finales de los años setenta e inicios de los años noventa, y de la mano de un conjunto de jóvenes investigadores como Juan Jordán Montes o Javier López Precioso, la comarca del Campo de Hellín parecía entrar de lleno en la la construcción de la Prehistoria en el interior peninsular. Del primero debemos destacar la Carta Arqueológica de la comarca de Hellín-Tobarra, auténtico libro de cabecera para cualquier investigador que se proponga trabajar en estar tierras. Del segundo, actual director del Museo Comarcal, cabe destacar los trabajos emprendidos en distintos yacimientos de la zona, destacando el poblado del Bronce final-Hierro de El Castellón

Desgraciadamente, a mediados de los noventa esta imagen se trunca de forma súbita. Sin embargo, las actividades emprendidas durante esos quince años de fervor arqueológico generaron una notable información que, publicada de una forma más o menos extensa, han permitido aproximarnos al paisaje social de las poblaciones que, desde el Paleolítico inferior y hasta el Bronce final ocuparon, de forma casi ininterrumpida, estas comarcas. De aquel frenesí investigador han quedado un buen número de publicaciones y notas. Sin embargo, muchas de estas informaciones no hacen más que recoger noticias de hallazgos superficiales que, en muy pocas ocasiones, derivaron en la obligada excavación en extensión, el único método que tiene la Arqueología para conseguir una completa y correcta caracterización de los yacimientos y sus ocupantes.la fuente isso antonio callejas copia

De entre las pocas intervenciones realizadas, cabe destacar el yacimiento de Fuente de Isso. El yacimiento se conoce oficialmente desde las prospecciones que Jordán Montes realizase para la elaboración de su memoria de licenciatura, presentada en la Universidad de Murcia en 1981. Sin embargo, el yacimiento debía ser conocido por los lugareños, tal y como se deriva de la existencia de varias colecciones de piezas recogidas -y algunas donadas posteriormente al Museo Comarcal- en la extensa área que ocupa el yacimiento. Las distintas prospecciones realizadas en el paraje por distintos equipos permiten proponer la existencia de un asentamiento de más de 4 hectáreas. Las tareas de recogidas sistemáticas de materiales permitieron definir hasta una veintena de posibles estructuras arqueológicas definidas por concentraciones de materiales -principalmente fragmentos de cerámicas y útiles de piedra pulida- y manchas cenicientas. Afortunadamente, la construcción a inicios de los noventa del pasado siglo de una balsa de riego en una de las parcelas en las que se había documentado varias de estas manchas permitió la realización de una excavación en extensión. De los sectores intervenidos, sólo uno ofreció resultados positivos, aunque los mismos fueron de extraordinario valor. La excavación fue realizada en 1992 bajo la dirección de J. López Precioso, Mª.T. Rico Sánchez y J.L. Serna López y posteriormente publicada a través de una breve nota en el primer número de la revista Macanaz - Historia de Hellín (1996).Si bien en esta nota ya se avanzaban las características generales tanto de las estructuras como del registro material documentado, no se profundizaba en varios de sus elementos.ceramica

Desgraciadamente, distintos avatares hicieron que la ingente cantidad de información recuperada a modo de planimetrías, informes previos, dibujos y materiales arqueológicos quedase olvidada y dispersa entre los almacenes del Museo Comarcal y del Museo de Albacete. Por suerte para el que escribe, y mientras realizaba mi tesis doctoral, tuve la fortuna de poder acceder libremente a toda esta información. El conjunto de información que albergaban estas instituciones era mucho más ingente del que podría deducirse de las informaciones publicadas. Con más de 10.000 restos entre fragmentos de cerámica, utensilios de piedra tallada y pulimentada, restos de fauna, etc. su estudio se antojaba un auténtico reto. Esta ingente tarea contó con la ayuda desinteresada del personal de los museos en los que estaban conservados los materiales, especialmente de J. López Precioso quien nos aclaró cuantas dudas nos surgieron sobre el proceso de excavación. hachasEn cualquier caso, afrontar el análisis de un yacimiento con las características del de Fuente de Isso obligaba a realizar analíticas que permitiesen una correcta caracterización. A falta de materiales arqueobotánicos, se decidió que los restos de fauna debían ser analizados de forma pormenorizada. Asimismo, la singularidad de este yacimiento -ningún otro de similares características había sido excavado hasta la fecha en tierras albacetenses- obligaba a una caracterización cronológica a través del radiocarbono. Con la intención de sufragar esto y otros estudios se presentó en 2006 un proyecto de investigación a la convocatoria que por aquel entonces convocaba la Dirección General de Patrimonio y Museos de la JCCM. Este proyecto, que bajo el título “El Neolítico en la provincia de Albacete”, implicaba un esfuerzo por actualizar la información que sobre ese periodo existía en estas tierras, intentando generar nuevas bases documentales sobre las cuales reescribir la información disponible. En aquel momento, la administración tuvo a bien conceder 6.000€ de ayuda económica, aportación que se destinó, principalmente, a las analíticas mencionadas anteriormente, así como a reestudiar todas aquellas evidencias de esta época, analizándose también otros restos que aparecieron a lo largo del proyecto como fueron los restos humanos en varias cuevas de enterramiento.

En cualquier caso, los principales esfuerzos de este proyecto se centraron en el estudio y análisis del yacimiento de Fuente de Isso. El estudio de la cerámica permitió caracterizar la existencia de una vajilla que, si bien guardaba ciertas similitudes con los repertorios de yacimientos contemporáneos de regiones vecinas (recipientes de mediano tamaño, grandes fuentes y escudillas, pequeños cuencos, etc.) presentaba una serie de características que la hacían particular. En este sentido, los análisis de las cerámicas realizados por S.B. McClure, investigadora de la Universidad de Pennsylvania (USA), permitieron plantear el uso de rocas de origen volcánico –mica dorada-, posiblemente procedentes de los afloramientos situados entre Cancarix y Jumilla. Otro rasgo significativo de la cerámica de Fuente de Isso es el sistema de fabricación a partir de moldes de cestería de esparto cuyo estudio, abordado por J.A. López Mira, ha permitido aproximarnos al trabajo del esparto en época neolítica. Entre el registro cerámico, también cabe destacar la presencia de dos pesas de telar, posiblemente las evidencias más antiguas de actividad textil en las tierras de Albacete. El análisis de la industria lítica permitió conocer un uso preferente de las materias primas locales, especialmente para la elaboración de puntas de flecha y molinos, aunque algunos objetos debieron proceder de otros ámbitos litológicos, posiblemente del sistema prebético, como apuntarían algunas azuelas elaboradas sobre determinadas rocas metamórficas.2. Materiales liticos -silex-hallados en el yacimiento de Fuente de Isso

El estudio de los restos de fauna abordado por la especialista C. Rizo Antón ofreció una imagen muy distinta a la observada en yacimientos contemporáneos de otras regiones en los que la cabaña doméstica, principalmente ovejas y cabras, predomina notablemente. En el caso de Fuente de Isso, la cabaña doméstica -ovejas, cabras, cerdos, bóvidos y perro- supone algo menos del 60% del total de los restos, teniendo la caza -especialmente la del ciervo- una notable importancia. Este dato ha permitido plantear que, a pesar de ser comunidades plenamente campesinas, la actividad cinegética seguía teniendo un peso importante en su dieta.

Precisamente dos restos de fauna fueron los que sirvieron para fechar la ocupación del yacimiento a través de la técnica del Carbono14. Los dos resultados obtenidos en el laboratorio Beta Analytic Inc (Miami, USA) situarían el abandono del poblado en el tránsito entre el IV y el III milenio antes de Cristo. Estas dataciones, junto con la obtenida a partir de un resto humano del abrigo del Tobar son, actualmente, las únicas que existen para el neolítico final regional.

Si bien pudiera parecer que los resultados de aquella intervención son suficientes para caracterizar el periodo, son muchas aún las incógnitas que pudieran plantearse. Entre ellas si la ocupación de este asentamiento es contemporánea, es decir, si las concentraciones observadas en superficie corresponden a un único momento de ocupación o si, como creemos, se deben relacionar a una ocupación de larga duración. Otra duda que se nos plantea es si el segmento de foso reconocido delimitaba todo el asentamiento o sólo un sector del mismo. Estas y otras muchas preguntas sólo podrán ser resueltas a través de una excavación sistemática del yacimiento. Desgraciadamente, las unificaciones parcelarias de las últimas dos décadas han afectado seriamente al relleno arqueológico por lo que presumimos que esta información se ha perdido. Sin embargo, aún quedan algunas parcelas que permanecen yermas desde hace años en las que podría intervenirse. No obstante, sólo una decidida política patrimonial de las administraciones competentes podrá recuperar el patrimonio que aún alberga el subsuelo del entorno de la Fuente de Isso.molino de mano

Pero como comentaba al inicio, han sido malos tiempos para la Arqueología y el patrimonio hellinero. La ausencia durante años de proyectos de investigación ha alejado a estas tierras de los problemas que actualmente se plantean para la Prehistoria: el origen y expansión de la agricultura y la ganadería, la aparición de la metalurgia, etc.  Sin embargo, y coincidiendo curiosamente con los peores momentos de la crisis económica, dos proyectos de excavación en yacimientos prehistóricos han venido a arrojar luz. El primero, desarrollado desde la UNED y al amparo de la revisión de las pinturas de Minateda y de otros abrigos con arte, ha permitido la excavación de dos yacimientos, los abrigos de Cueva Blanca y del Pico de la Tienda, que permiten caracterizar a las primeras poblaciones neolíticas de la zona. El segundo, desarrollado por le empresa Abydos Arqueológica S.L. como acción preventiva frente al avance de una de las canteras que la empresa Levantina S.L. posee en Torreuchea, ha permitido excavar un amplio sector de un poblado en ladera formado por cabañas circulares en las que se advierten muchas de las características vistas en Fuente de Isso, pero que apuntan otras que, como el propio hecho de ubicarse en altura o la presencia de metal, apuntan ya hacia la Edad del Bronce, aunque de este yacimiento y del proyecto de investigación que hemos iniciado en torno a él ya hablaremos en otro momento.

La nueva información generada por estos proyectos, así como la obligada revisión de los fondos que los museos albergan, algunos de los cuales aún siguen esperando, va a permitir conocer mejor a la Prehistoria hellinera, despertándola del letargo y olvido a la que se ha vio sometida durante casi dos décadas.

Gabriel García Atiénzar es doctor, profesor ayudante del Departamento de Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua de la Universidad de Alicante. Su formación se amplió en sucesivas estancias en varios centros de investigación, entre los que cabe destacar la Escuela Española de Historia y Arqueología y el Museo Nazionale Preistorico Etnografico "Luigi Pigorini", ambos en Roma. Su principal línea de investigación se centra en el estudio de las primeras comunidades agrícolas y ganaderas de la fachada oriental de la península Ibérica y de los procesos de expansión y consolidación de estas sociedades hasta la aparición de las primeras evidencias de jerarquización social. Su Tesis Doctoral abarcó el poblamiento neolítico en la provincia de Albacete, estudiando en profundidad el yacimiento arqueológico de Fuente de Isso.

 

 

De compras