Sábado, 28 Febrero 2015 10:37

Terremoto

El pasado lunes muchos ciudadanos sentimos por primera vez, de verdad, lo que supone un movimiento sísmico. Un terremoto cuyo epicentro se situó a algo más de 100 km. de distancia, en las cercanías de Ossa de Montiel y que afortunadamente no tuvo consecuencias personales ni materiales, pese a que en las primeras horas nos la intentaron colar con falsas fotografías que se convirtieron en virales en redes sociales y servicios de mensajería móvil.

Fueron apenas un par de segundos, pero a más de uno le dio tiempo a pensar si tenía la prima del seguro pagada. Algo más duró el otro terremoto de la jornada, el que se vivió por la mañana en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. La fiesta de la democracia cada vez está más cerca y eso se nota en el tono de las intervenciones de algunos miembros de la corporación. Unos porque saben que les quedan, literalmente, dos plenos, y otros porque intentan posicionarse de la mejor manera posible para participar en los de la próxima legislatura.

El terremoto tampoco afectó al Convento de Franciscanos, un alivio, y parece que finalmente toda la corporación municipal apoyará su declaración como BIC. Así se desprende de las manifestaciones públicas de esta semana de todos los partidos políticos, incluido el equipo de gobierno, que en primera instancia creyó que se trataba de un “error”.

Un terremoto, el de verdad, que a una parte de los medios de comunicación locales nos sorprendió durante una rueda de prensa en CC.OO, provocando que terminara antes de tiempo y que a nadie nos quedaran ganas de preguntar.

La verdad es que el movimiento sísmico podría haber sucedido esa misma mañana, durante la celebración del Pleno, en mitad del debate de las mociones, por ejemplo. Algunos de ustedes pensarán que se trata de una idea bastante reaccionaria, pero reflexionen en lo que interesa la macropolítica al común de los mortales cuando la vicepresidenta primera del Congreso se pone a jugar al Candy Crush en pleno debate del estado de la nación. Eso sí que hace temblar la tierra.

De compras