Martes, 05 Mayo 2015 09:27

Un brindis al Arte

Ramón izquierdo nos remite un texto acerca del evento realizado hace unos días en Agramón, un concierto de piano y una cata de vino:

El sábado, día 25 de abril, tuvimos la oportunidad de ver, escuchar y saborear un magnifico concierto a cargo del pianista Lázaro  Fernández-Falcón,  en el complejo de alojamiento rural La Escarihuela, en Agramón. La música, las imágenes y  las palabras estuvieron  acompañadas por  la degustación de unos  buenos vinos, de la bodega burgalesa de los hermanos Pérez Pascuas.     

A lo largo de todo el excelente recital disfrutamos oyendo bandas sonoras de grandes películas. Comenzó, como no podía ser de otra forma, con un fragmento de El Golpe, con unas imágenes de fondo  de Newman y Redford.

La elegantísima música de Desayuno con diamantes dejó paso a  Mary Popins, Tiempos modernos de Charlot y  Días de vino y rosas. Continuamos disfrutando con  las melodías de El cazador, Tal como éramos y La Pantera Rosa, momento en el que  el público se convirtió en orquesta improvisada, chasqueando los dedos, para acompañar al intérprete y a la partitura.

Seguimos con Pinocho, El Mago de Oz y la romántica Love Story  que  nos llevaron hasta  un retazo mínimo de Casa Blanca, un recuerdo  a Los Hermanos Marx en el Oeste y otras composiciones que culminaron  con los fotogramas  y acordes inolvidables  de Cinema Paradiso y La vida es bella.

Y como de lo que se trataba era de percibir buena música y degustar un gran vino, no podían faltar, fragmentos musicales  de las películas  Entre copas, El Misterio de Santa Victoria, con un Anthony Quinn memorable, Bajo el sol de  la Toscana,  instante en el que  Lázaro y la presentadora  Rosa Cánovas, se lanzaron, y lo hicieron bien,  a cantar de forma breve y jovial.

Lázaro y Rosa durante  la velada fueron pianista y presentadora, pero también cantantes y actores que se atrevieron hasta con una pequeña representación de mimo cargada de humor, que culminó con la interpretación a la limón de una pieza musical que a mi, en particular, me emocionó ya que las notas nos hablaban  de cine pero también de sentimientos muy particulares.

En definitiva, un concierto diferente,  muy  trabajado por parte todos los que lo hicieron posible,   con una clara voluntad de   agradar,  rebosante de un  arte que surgía de unas  manos, pero también del  corazón. A la postre,  una gran   interpretación propia de un claro    talento musical y del cariño.

Así las cosas, la tarde del sábado en   un Agramón, con un paisaje envidiable y hermoso, viendo por un momento, en la lejanía, el campanario de su iglesia tan de novela de Mariano Tomás, en el centro de ocio de La Escarihuela,  bien decorado con preciosas macetas de terracota y estupendamente atendidos por su gerente Jesús Domínguez, terminó la audición saboreando   los vinos de Viña Pedrosa, de alta capa, aromáticos, estructurados y  con sabores que alimentan, acompañados  con embutidos y un queso  de La Mancha al que hizo grande el aceite de la cercana almazara de San Joaquín.

Con…cierto sabor, que así se llama el espectáculo ofrecido, nos hizo pasar, sin duda,  un gran  rato supercalifragilisticoespialidoso.

Vale.

Ramón Izquierdo Laborda.

De compras