Jueves, 20 Junio 2019 08:00

Cinco toneladas de serrín tintado engalanarán las calles de Hellín para la Procesión del Corpus Christi

La Asociación Cultural Amigos del Corpus de Hellín, así como los cerca de 40 colectivos que participarán en la Procesión del próximo domingo y en la confección de alfombras y altares durante la víspera, tienen prácticamente todo preparado para que esta celebración tenga, al menos, el mismo esplendor que años anteriores.

Como bien es sabido, el Corpus en Hellín se celebra siempre en domingo siguiente a la festividad, que se celebra hoy jueves, incluso en estos últimos años en los que este día es festivo en Castilla-La Mancha. Una decisión que en su momento tomó la junta directiva de la citada asociación para asegurar una mayor participación en la confección de alfombras y altares en la víspera.

Casi 5.000 kilos de serrín han sido ya teñidos con cerca de una veintena de colores diferentes para que puedan ser utilizados en las casi 40 alfombras y la docena de altares que están previstos realizar en la Plaza de la Iglesia, y en las calles Juan Martínez Parras, Tesifonte Gallego, Águila, Benito Toboso, Rabal, Cuesta de los Caños, Plaza de las Monjas y Salvador.

Aunque algunos colectivos inician los trabajos de ornamentación al caer el sol, la mayoría esperarán a que llegue la madrugada del domingo para intensificar estas labores. Pertrechados de plantillas, cedazos, cepillos y vaporizadores de agua, cientos de hellineros velarán buscando la mejor forma de adornar cada uno de los espacios asignados a cada grupo, y que muchos no terminarán hasta que lleguen las primeras luces de la jornada.

A las diez de la mañana, momento en el que comienza la Misa en la Parroquia de la Asunción, todo deberá estar listo para que al concluir esta eucarística se inicie la Procesión, que está previsto que concluya en torno a las 13:30 horas, cuando el Santísimo regrese a la Parroquia y se celebre una nueva eucaristía.

 

Toque de vísperas

Menos de 24 horas antes de que la carroza del Corpus Christi comience su recorrido en procesión por algunas de las calles de nuestra ciudad, un grupo de niños, que el domingo participarán en el cortejo como monaguillos ataviados de sotana roja y cota blanca, anunciarán mediante el ya tradicional toque de campanas la inminente celebración.

Hacia el mediodía del sábado, algo más de una docena de niños harán sonar sus campanillas por aquellas calles que por la noche serán engalanadas. Junto al sonido de estas pequeñas campanillas, una tirada de cohetes y el repique de campanas de la Parroquia proclamarán esta festividad, que tendrá su culminación una semana más tarde, con la celebración de la Octava.

De compras