Viernes, 13 Mayo 2016 07:15

Un paseo escultórico en Ontur

Iniciamos una nueva ruta con la localidad de Ontur como destino. Allí recorreremos parte de su peculiar trazado urbanístico para visitar solo algunos de sus puntos de interés, todos en torno al legado escultórico, que durante siglos, parece haber marcado a estas tierras.

Desde Hellín, Tobarra, o Albatana llegaremos a Ontur a través de la CM-3215 y en la entrada nos darán la bienvenida unas sobredimensionadas réplicas de las famosas muñecas romanas, seguramente los elementos patrimoniales más conocidos de esta población.

Captura de pantalla 2016-04-14 10.58.29

A la derecha se extiende el Barrio de San Francisco, una extensión a las afueras del núcleo de población que en otro tiempo fue ocupada por una necrópolis de época tardorromana que fue documentada y excavada en 1946, momento en el que se iba a construir un grupo de viviendas, y en una de cuyas tumbas aparecieron las muñecas.

Estas interesantísimas piezas permanecen hoy expuestas en el Museo de Albacete, y en Ontur es posible conocer cómo eran, además de en las réplicas de la rotonda en la entrada a la población, en el propio Ayuntamiento, donde se exponen unas copias fidedignas.

Iniciaremos nuestra ruta en coche, visitando precisamente la zona en la que se extendía este antiguo cementerio, aunque hoy no son visibles ni estructuras ni restos arqueológicos. Si venimos por la CM-3215 tomaremos la segunda salida de la rotonda para entrar en Ontur por la calle Tobarra, aunque apenas a unos 150 metros giraremos a la derecha por la calle Manuel López hasta llegar a un pequeño jardín con pinos que será nuestro primer alto. Desde este lugar se puede contemplar una panorámica de la localidad, con la Ermita de San José justo enfrente, en un pequeño alto, hacia donde nos dirigiremos más tarde.

plano ontur

Estamos en el barrio de San Francisco. Aquí al erigir las conocidas popularmente como “casas baratas” aparecieron Merceditas (la más oscura, de ámbar), Isabelita (que conserva rostro) y Descarada y Blasa, cuatro de las cinco muñecas que aparecieron como ajuar en el interior de una tumba doble infantil y que fueron bautizadas así por su restaurador, José García.

Se trata de un hallazgo absolutamente excepcional por su número -no es frecuente un hallazgo compuesto por tantos ejemplares- y por el conocimiento de su contexto arqueológico. Son cinco muñecas, cuatro de hueso y una de ámbar, que están articuladas en brazos y piernas mediante espigas y muescas. Todas están desnudas, aunque una de ellas, la que se conservaba más completa, iba calzada con escarpines. esta misma lleva un peinado en forma de recogido bajo con trenzas o mechones en la parte trasera, realizado mediante incisiones y reticulado, que ha servido para fechar el conjunto por paralelos con los peinados de Helena y Fausta, a principios del s.IV d.C. Se han interpretado como muñecas de juguete, y estaban posiblemente pintadas puesto que las muñecas de estas épocas, que eras elementos muy lujosos, solían ir vestidas, calzadas y a veces enjoyadas.

onturmirador

Desde el mirador, y de nuevo en coche, entraremos al casco urbano de la localidad por la Carretera de Albatana y trataremos de aparcar nuestro vehículo cerca de la calle Nueva, la zona más comercial de la ciudad. Desde aquí iniciaremos un pequeño paseo por sus calles que nos llevará, primero al norte y más tarde al sur.

Nos dirigiremos hacia el Parque de Ontur, un lugar de esparcimiento con cientos de pinos de grandes dimensiones que fue proyectado en 1959. Allí también se construyó el “Grupo Escolar”, en 1968, ahora destinado a otros usos sociales y culturales tras construir el nuevo colegio contiguo.

En el centro del Parque se erige un monumento como homenaje al escultor local Clemente Cantos, del que veremos parte de su obra cuando visitemos la Ermita al final de la ruta. Además, se conserva una fuente que fue trasladada a este lugar desde la Plaza de la Constitución, que será nuestra siguiente parada en el camino.

parqueontur

Volveremos sobre nuestros pasos de nuevo hacia la calle Florida, y seguiremos hacia el sur al llegar a la calle Nueva. Pronto nos encontraremos con la plaza de la Constitución, que en realidad son dos dos plazas a distinto nivel, separadas por “la muralla”, cuyos cuartos se excavaron a principios del siglo XX. En la plaza de la Constitución, a la que aboca la calle Mayor, tenían su solar la vieja iglesia del siglo XVIII, sustituida por la actual en la década de 1960, la casa de la administración de los marqueses de Espinardo, y en su frente estaba la Casa Consistorial, también sustituida en los años sesenta por el actual edificio que de la Casa de la Cultura desde la construcción del nuevo Ayuntamiento en la parte baja de la plaza. Aquí se realiza el mercadillo de los lunes y también se localiza el Mercado Municipal inaugurado en 1955. En el centro de la Plaza, un nuevo monumento escultórico hace referencia al posible origen del nombre de Ontur, que se dice podría proceder de “Font-ur”, que significaría “fuente del toro”.

plazaontur

Desde aquí comenzaremos el último tramo de nuestra ruta y seguiremos caminando hacia el sur, primero por la calle Verso y más tarde por la calle San José para llegar al conocido como barrio de “Las Cuevas”, por la presencia de numerosas viviendas troglodíticas de finales del siglo XIX y principios del XX. Aunque muchas de estas cuevas han sido sustituidas por edificaciones modernas, se conservan algunas rehabilitadas en las que se han mejorado sus condiciones de habitabilidad. El lo alto del cerro de esta barriada se encuentra nuestro objetivo final: la Ermita de San José, un edificio muy querido por los ontureños que se construyó con las aportaciones de todo el pueblo, entre los años 1985 y 1988, sobre el terreno de una antigua ermita pequeña y deteriorada. Fue inaugurada en abril de 1990.

Con la construcción de la Ermita se pretendía recoger en ella los elementos que estaban en la antigua iglesia parroquial y que no tenían cabida en la nueva. Está situada en una pequeña elevación, que constituye por sí mismo un mirador. Esta ubicación la convierte en un punto de referencia emblemático de Ontur, ya que es visible a lo lejos y desde ella se divisa todo el territorio circundante.

ermita284

Actualmente es lugar de culto en algunas celebraciones, como Semana Santa, San Isidro y “las flores de mayo”, y hace las veces de museo religiosos. En su interior se conservan las principales obras escultóricas de Clemente Cantos, obras del tallista hellinero Rafael Millán, un cuadro del pintor murciano Muñoz Barberán y numerosos objetos e imágenes del siglo XVIII procedentes de la antigua iglesia parroquial.

La visita a la Ermita es un buen momento para conocer un poco mejor la figura de Clemente Cantos, un reconocido y poco conocido artista ortureño. El escultor nació en Ontur en 1893, y murió en Murcia 1955. Desde muy joven trabajó en los talleres de marmolistas de Espinardo y tallaba figuras, rostros y manos a cambio de comida, con la que ayudaba al sustento familiar. Aprendió a dibujar y modelar en la Sociedad Económica de Amigos del País y en el Círculo de Bellas Artes, y la práctica del oficio la adquirió en el taller de Anastasio Martínez, donde se encontraba José Planes, con quien mantuvo una gran amistad que duró toda la vida. También entablo una profunda amistad con Antonio Garrigós con quien fundó la empresa "Los Bellos Oficios de Levante", donde trabajó hasta su separación en 1923.

iglesiaontur

 

En la posguerra colaboró en el taller del escultor Juan González Moreno, y tanto en el taller como en la Escuelas de Artes y Oficios ejerció de profesor. Su obra escultórica conservada es muy escasa, entre ellas destaca la Virgen de las Angustias que realizó para su pueblo. En la Ermita, y durante la visita, se pueden contemplar otras obras de Clemente Cantos, como el grupo escultórico de la Virgen de los Dolores, la imagen de Jesús Nazareno o La Soledad, también atribuida al escultor ontureño.

Una vez finalizada la visita solo nos quedará desandar el camino realizado para buscar nuestro vehículo. Un buen momento para hacer un alto en alguno de los establecimientos hosteleros y probar los buenos vinos de este municipio y algunos de sus platos más característicos.

ficha ermitaontur

De compras