Martes, 29 Octubre 2013 18:50

Desde pequeñico se cría el arbolico

De todos es ya conocido el estilo educativo que debe y tiene que imperar en cualquier tipo de familia que se precie, llámese ASERTIVO, DEMOCRATICO, o EL ADECUADO.

Pero el que sepamos tantas palabrujas de psicología gracias al trabajo divulgativo que están llevando a cabo sobre todo las grandes cadenas de televisión (véase supernanny, hermano mayor, redes, consultorio de revistas varias…) no implica por ende, que conozcamos en profundidad dichos términos.

Dicho esto, podemos hablar de que un trauma no es aquello que le ocurre a mi hijo porque se queda llorando en la guarde por las mañanas, no es lo que le ocurre a mi hija cuando se pasa la tarde refunfuñando y sin hablarnos  porque su padre y yo hemos acordado que no salga con sus amigas el fin de semana, a razón de sus últimas calificaciones académicas; no lo es el que mi pequeño patalee porque no le he comprado el globo de Dora la Exploradora en el mercado medieval tras montarse en el gracioso burrito que daba la vuelta a la plaza ( no da para tanto el bolsillo). No, esto tampoco es un trauma.

Aún puedes  escuchar el NO, PORQUE LO DIGO YO Y PUNTO. El “MEJOR NO PREGUNTO POR LA QUE ME PUEDA CAER…”, EL “NI SE TE OCURRA PEDIR NADA”, “CAMBIA ESA CARA Y DÉJATE DE TONTERIAS”, “ESA ES TU OBLIGACIÓN”.

Son frases que se te repiten en la cabeza cada vez que tu niñito te pide más chuches, una Tablet, un móvil de última generación , el cuarto álbum de cromos del mercado o pasar la tarde entera conectado al club  penguin.  Cómo decirle que no, a él, entonces le miras y te ves  reflejado. “Claro que si cariñete, el papá te lo compra”. Pobrecillo, es que todos sus amigos lo tienen, a ver si se traumatiza o peor aún va a pensar que no le queremos.

Y así, poco a poco, él va decidiendo que  hay hoy para comer, a qué hora se ponen los dibujos, cuando puedo hablar por teléfono, cual es el horario de estudio y qué vamos a hacer el fin de semana. Es que mi solete es un Rey.

Un buen día también se encarga de la administración del sueldo que entra a casa, si es que éste niño promete; y tú que eres padre entregado a tus hijos y sólo quieres lo mejor para ellos, accedes tras muchas peticiones y presiones a subirle el sueldo de los fines de semana, pagarle el carné de la moto, es que necesita motivarse para empezar el curso, y además el insti está por lo menos a 10 minutos de casa andando y si no, no llega a tiempo y no le dejan entrar (si es que los profesores no tienen en cuenta que madrugan mucho los pobres críos y que en la adolescencia todo cuesta el doble…); por lo que para Reyes la moto, toma regalazo, lo ha aprobado todo, se lo merece.

Hasta que descubro que todo era una farsa, las notas estaban falsificadas, las faltas de asistencia se amontonan, el orientador ha intentado hablar conmigo por todos los medios, he tenido que renunciar a mi café de los miércoles, no puedo ver nada en la tele, soy su….

Padre/madre? No, siento decirte que tu hijo hace tiempo que se quedó huérfano, él es el que dicta horarios, pone normas, no acepta un NO por respuesta, y hará todo lo que esté en su mano por amedrentarte para conseguir lo que quiere, todo, sin filtros, sin límites sin control.

Y ahora… ¿quién corre el riesgo de sufrir el trauma?

De compras