Jueves, 26 Abril 2018 21:40

La ACH aprueba el informe de valoración y abre una investigación sobre lo acontecido con La Clemencia

El Pleno de la Asociación de Cofradías y Hermandades aprobaba en su asamblea celebrada en la tarde del jueves el informe de valoración de la Semana Santa 2018, que recogía el desarrollo de las procesiones y sus incidencias, los aspectos positivos que tienen que ser destacados, los aspectos negativos, sus posibles causas y propuestas para evitarlos, una serie de conclusiones y agradecimientos, así como las propuestas para la Semana Santa 2019.

Con 17 votos a favor, 3 en contra y 3 abstenciones, el Pleno aprobaba un informe en el que, sobre lo acontecido el Jueves Santo con la Cofradía de la Clemencia, tan solo se señala que el desfile “aparentemente fue abandonado por la Cofradía del Santísimo Cristo de la Clemencia de forma no autorizada y por pura decisión unilateral”, acordando, de conformidad con lo dispuesto en el Art. 29 de los Estatutos de la Asociación, una investigación tendente al esclarecimiento de los hechos a fin de determinar si los mismos son o no sancionables, lo que motivaría, en caso afirmativo, la iniciación del correspondiente expediente sancionador.

El representante de dicha Cofradía, adelantando que votaría en contra, quiso aclarar que ellos “no abandonaron la procesión, sino que terminaron la misma en la Parroquia de La Asunción”, tal y como habían avisado a la Junta Directiva, pidiendo perdón a aquellos ciudadanos que se hubieran sentido agraviados por dicha decisión y confiando “en que la comisión de investigación sea justa en su decisión”.

El informe comienza con el análisis del Vía Crucis de Viernes de Dolores, donde se destaca la ausencia de ningún incidente, recordando que la ermita del Calvario permaneció abierta hasta las 04:30 de la madrugada para permitir que la ciudadanía de Hellín, tamborileros y no tamborileros, cumplieran con la tradición de visitar y orar en ella.

Para el Domingo de Ramos destacan la numerosa participación de nazarenos de las distintas cofradías y hermandades, alrededor de unos 2.100, la llegada a su hora de las bandas y la gran afluencia de público en todo el recorrido. Señalan que los organizadores llamaron la atención a varios mayordormos de filas por la presencia de varios nazarenos sin calzado adecuado. En cuanto al traslado de Jesús del Gran Poder indican que transcurrió con normalidad y tuvo una buena participación de nazarenos, aunque comenzó a llover en el tramo final, lo que hizo acelerar el paso.

Del Vía Crucis de Lunes Santo, se señala “la gran participación y el comportamiento acorde al acto”, agradeciendo la retirada de varios contenedores de basura localizados en las calles del recorrido, y afearon el comportamiento de una peña al final del Callejón del Beso, aunque indican que fue la única peña que no respetó el acto.

En cuanto al Martes Santo, destacan el adelanto en 15 minutos de la hora prevista de recogida de la procesión, alabando a la Hermandad de San Antón por la solemnidad con la que realizó la procesión.

De la Procesión de La Oración en el Huerto aseguran que, aunque llegó 20 minutos antes del horario previsto, la gran presencia de tamborileros en la cabeza de la procesión, a partir de la calle Silvela, impidiendo su normal desarrollo.

Para Jueves Santo se señala que todas las cofradías y hermandades llegaron puntuales a la hora que se les indicó, y que la recogida se realizó media hora más tarde que en el horario previsto. El informe indica que en la salida del Cristo de la Misericordia la banda volvió a tocar otra marcha una vez finalizado el himno, asegurando que se le pidió a la cofradía que no lo volviera a repetir en esta Semana Santa y ha hecho caso omiso. Además, varias cofradías y hermandades se quejaron del paso tan acelerado que llevaban, por lo que, para el próximo año, se bajará el ritmo. Pese a ello, se incide en que esto no justifica los cortes tan grandes que algunas cofradías produjeron en varias calles, provocando que la cabeza de la procesión estuviera parada hasta ocho minutos en El Rabal, añadiendo que el cambio en el modo de “andar” de algunos tronos de las cofradías y hermandades participantes, está provocando que en algunas calles se produzcan cortes, por lo que desde la Junta Directiva y las cofradías participantes deberán trabajar para que esto no suceda.

Para la Subida al Calvario, que concluyó media hora más tarde de lo previsto, se señala que a pesar de la presencia e implicación de las fuerzas y cuerpos de seguridad en el desarrollo de la procesión, la gran confluencia de tamborileros en el Camino de las Columnas, no permitió que se ajustase a los horarios recomendados. Se indica que se comprobó que gran cantidad de tamborileros esperaban en distintas calles adyacentes al recorrido, el paso de la cabeza de la procesión para incorporarse a la misma, en alguno de esos cruces una vez iniciada la procesión, miembros del orden público y de la Junta Directiva impidieron el paso de más tamborileros a la cabeza de la procesión.

Señalan que, mientras en la Columna III la procesión se detenía cerca de 10 minutos, la carretera de Liétor estaba vacía, lo que indica que los tamborileros no avanzaban. “En buena parte del recorrido de la calle Columnas se llevó una marcha adecuada, salvo por los tamborileros que se frenaban en la parte final y cuesta”, dice el informe.

En cuanto a la Bajada, llegó 50 minutos más tarde de lo previsto, indicando que la cabeza llegó 75 minutos más tarde de lo recomendado a la puerta del Ayuntamiento, destacando que se sigue teniendo la presencia de barras en la vía pública a la llegada de la procesión, incumpliendo el Bando.

Añaden que se vuelve a constatar que delante de la cabeza de la procesión, mientras los tamborileros justifican que no se puede andar por la presencia de muchos de ellos, a unas decenas de metros está libre, hecho constatado, indican, en El Rabal, por un miembro de la Junta directiva, un miembro de protección Civil, y el Jefe de la Policía Local.

De la Procesión del Santo Entierro se dice que el acto entre La Soledad, Cristo Yacente y San Juan no se pudo realizar de forma normal debido a la presencia de la lluvia. El cortejo se recogió 20 minutos más tarde del horario previsto, señalando que las bandas deben buscar un repertorio más acorde a la solemnidad de la procesión.

Del Domingo de Resurrección se dice que la procesión se recogió a las 19 horas, 120 minutos más tarde del horario previsto recomendado. El informe manifiesta, para esta Procesión y para la Bajada del Calvario de Viernes Santo, que para la próxima Semana Santa las cofradías y hermandades “decidirán, con la suficiente antelación, qué procesión quieren realizar”.

Se agradece a las cofradías y hermandades “que ofrecen una gran imagen al evitar el comportamiento que durante estos años se ofrecía con los bailes, vueltas, marchas atrás y otros comportamientos que no son propios de una procesión”, y dan “un toque de atención” a las cofradías y hermandades que no cumplen con un comportamiento apropiado, incidiendo, una vez más, en la necesidad de quitar los cables que en la confluencia de Benito Toboso con calle el Águila impiden el paso normal del trono de El Resucitado.

En cuanto a las conclusiones, se indica que se estudiaran cada una de las procesiones para que en ninguna de ellas se produzcan cortes, que siendo cada vez menores, no se deben producir; que los logros alcanzados en el engalanamiento les obliga a conseguir que sean más las calles de Hellín que mejoren su aspecto y así dar un mayor esplendor a la ciudad.

Por otro lado, se denuncia, un año más, la suciedad que origina parte del público cuando, tras su marcha, deja cáscaras de pipas, botes, bolsas, etcétera, y que aunque durante el presente año han sido retirados o desplazados un gran número de contenedores de basura, reiteran la petición de que sean retirados todos.

Se advierte que las cofradías y hermandades deberán trabajar por mejorar en la indumentaria de sus cofrades, haciendo hincapié que el capuz forma parte del mismo y que se tiene de llevar con la cara tapada, excepto en la Procesión del Encuentro, recordando que las bandas son responsabilidad de quién las contratan y que son ellas las responsables del repertorio y comportamiento de los mismos.

Se insiste en que la procesión de Domingo de Resurrección “no debe convertirse en una romería”, por lo que piden que se reduzcan los bailes y otros comportamientos que no son propios de una procesión.

El informe se reafirma, de nuevo, en que el comportamiento, en general, de las miles de personas que participan en las tamboradas, ha sido ejemplar, pero que lamentablemente, los que más se hacen notar son aquella minoría cuyo comportamiento no es ni el adecuado, ni el deseado.

En cuanto a las propuestas para el 2019, señalan que se insistirá en el tema de las barras que se encuentran en los recorridos de las procesiones para que sean retiradas antes del inicio de las procesiones, que se seguirá trabajando con el Ayuntamiento de Hellín y la empresa adjudicataria para intentar mejorar la limpieza de las calles, y que volverán a pedir que en el recorrido de las procesiones no se instalen puestos de globos.

Del mismo modo señalan que se volverán a establecer los horarios recomendados para la llegada de las procesiones en distintas calles de los recorridos y se estudiarán nuevas medidas en caso de que éstos no se cumplan y que se realizará un proyecto para el engalanamiento de las calles de Hellín.

De compras