Miércoles, 04 Diciembre 2013 07:55

Beatriz Esteban: “Es una pena que sigamos más pendientes de las fiestas que de la cultura”

Del mismo modo que los sorianos reivindican su existencia, en Hellín, una oriunda de estas tierras castellanas hace lo propio con el que actualmente es su feudo, el Archivo Municipal.

Beatriz Esteban es la encargada de custodiar los miles de documentos con los que cuenta esta institución, por delante de cuya puerta hemos pasado infinidad de veces muchos hellineros preguntándonos cómo sería su interior. Estanterías metálicas, cajas, papeles, algún que otro cartel, y datos, muchos datos que esperan pacientes a ser la respuesta de alguna consulta administrativa o histórica. Eso es el Archivo. 

Su archivera, lejos de encerrarse entre documentos, intenta cada día, por un lado facilitar el trabajo a los que en el futuro necesitemos realizar cualquier consulta. Por otro, trata de dar mayor visibilidad a uno de los servicios municipales más desconocidos, en el convencimiento de que solo así, mediante el conocimiento, se llega a valorar nuestro Patrimonio.

 

El Objetivo de Hellín: ¿Qué es el Archivo, qué servicios ofrece y quién puede acudir a él?

Beatriz Esteban: Este es el Archivo Municipal, al que viene toda la documentación que se genera en todas las dependencias del Ayuntamiento. Por lo tanto aquí tenemos una idea del conjunto completo, del organigrama de esta institución. Aquí se custodia toda la documentación generada con más de cinco años de antigüedad, y se ordena y se guarda, o se destruye, con unos criterios establecidos, para que pueda ser consultada por quien la requiera. Los documentos tienen que estar listos para servirlos en el momento en el que se pidan desde cualquier dependencia municipal. Ahora podemos escanear el documento y colgarlo en el servidor interno o enviarlo por correo electrónico, lo que simplifica el trabajo. Ese es otro servicio que realizamos, el de reproducción. Los ciudadanos pueden utilizar el archivo para hacer sus consultas y, cuando no tenemos el documento que le hace falta, ofrecemos nuestro asesoramiento para que pueda encontrarlo en los fondos de otra institución. También puede ocurrir que a alguien le manden un documento del Archivo Histórico Nacional con letra procesal o cortesana y les podemos echar una mano para transcribirlo. Pero el trabajo más importante que hacemos es el de descripción, catalogación e inventario. Para que funcione el sistema de consultas es necesario un orden, un buen inventario y unas buenas bases de datos.

EOb: ¿Con qué fondos cuenta?

BE: Hay oficinas, como servicios sociales, o el Museo, que han decidido quedarse en los últimos años con su propio archivo, pero lo demás está aquí: estadística, personal, urbanismo, secretaría, etcétera. Todas esas oficinas, cuando pasan cinco años, nos transfieren la documentación que generan. También recibimos los documentos generados por los cargos: los libros de actas de plenos, los expedientes de sesiones o los Decretos de Alcaldía. Y el tercer bloque lo compondría la documentación generada por las operaciones de fiscalización y control, la intervención, tesorería, rentas, etcétera. Todo eso está controlado y ordenado con la ayuda de unas bases de datos.

EOb:¿Se puede decir que tenemos un Archivo Histórico?

BE: Esto es Archivo Histórico, Archivo intermedio y Archivo Administrativo. Cuando yo llegué aquí, hace unos siete años, en el primer censo del Archivo que tuve que enviar a la Junta de Comunidades, se indicaba qué documento era el más antiguo de los fondos en ese momento, y no era otro que un libro de Actas de 1864. Ahora, después de catalogar más documentación que ya existía y, sobre todo, gracias a las donaciones y adquisiciones, se ha retrasado la fecha. Hace unos años se compró un fondo procedente de la familia Valcárcel, y entre esta documentación está lo que actualmente es el fondo más antiguo, un censo de la compra de unas tierras de 1559. Con otras donaciones, como la de Luís Sánchez, tenemos mucha más documentación del siglo XVI que antes no teníamos.

EOb: Las donaciones ¿se esperan o se buscan?

BE: Las dos cosas. En principio se esperan, pero si te llega noticia de que alguien pueda tener documentos intentas convencer al propietario para que lo done, o, al menos, para que deje digitalizar y catalogar esos documentos para que puedan ser consultados. Puede ocurrir que tengamos que desplazarnos al domicilio particular para realizar este trabajo, y durante el mismo, se trata de convencer al propietario para que realice la donación. A veces se consigue y a veces no, pero por lo menos esos documentos están catalogados y se pueden consultar, aunque físicamente no estén en el Archivo. Ahora mismo no hay presupuesto ni posibilidad para comprar documentos, por lo que hay que ingeniárselas como sea.

También quiero dejar claro que no admitimos tampoco cualquier tipo de documentación. Sin querer herir la sensibilidad de nadie, al Archivo solo le interesan originales relevantes de Hellín. Siento decir que una colección de dominicales de tirada nacional de los años 50 no es ni original ni relevante. No tenemos ni espacio ni recursos para almacenar este tipo de donaciones, y además considero que tampoco es necesario pues son cosas que incluso se pueden consultar en red o están custodiadas en otros archivos o bibliotecas.de cerca beatriz esteban

EOb: ¿Suele venir mucha gente a realizar consultas? ¿Qué tipo de consultas son las que más atiendes?

BE: Pues aunque parezca mentira se realizan consultas. En el Archivo atendemos de media unas mil consultas cada año. La mayoría vienen de los diferentes departamentos del Ayuntamiento, pero también hay consultas particulares de ciudadanos. Las dos consultas más usuales de los particulares están relacionadas, bien con sus propiedades, bien con certificaciones, pero éstas últimas suelen hacerlas directamente en el registro municipal, pasa a estadística, desde donde nos llegan. Es un servicio abierto. Estamos de lunes a viernes. La consulta es libre y gratuita y para la reproducción hay establecidas unas tasas regularizadas por una ordenanza.

También realizan muchas consultas los investigadores, consultas de todo tipo, desde cosas relacionadas con la Historia o la Historia del Arte, hasta las numerosas consultas que se hacen para estudios de genealogía.

EOb: ¿Crees que las instalaciones del Archivo son adecuadas? ¿Cómo está el tema del espacio?

BE: Fatal. Las instalaciones cubrieron su papel en un determinado momento. No podemos meter más carga en esta casa. La bodega está apuntalada. Es verdad que en esta casa se reforzaron los forjados, pero es que además tampoco tenemos más sitio. De hecho ya contamos con otro espacio, en el Centro de Día de la Avda. de la Constitución donde ya se conservan unas 3000 cajas. Si nos atenemos a la normativa actual no cumple casi ningún requisito, por ejemplo la accesibilidad, pero eso pasa en muchas otras dependencias municipales. Estamos ocupando casas, conventos, edificios históricos, y la cuestión es qué alternativa tenemos. Yo aquí no puedo controlar la temperatura y la humedad, aunque la tomo todos los días, porque no disponemos de humidificadores u otro tipo de material de conservación que se necesitaría para mantener esos documentos en perfectas condiciones. Quizá la cuestión sería ver de que edificios dispone el Ayuntamiento, maximizar los recursos, y no sería mala idea compartir recursos poniendo varios servicios en edificios infrautilizados.  Esto, en cambio, tiene una parte negativa. Si nos llevamos cada vez más servicios del casco antiguo me pregunto qué quedaría aquí, y eso es un problema. Sin querer molestar a nadie, creo que el Museo de la Semana Santa, ahora cerrado, puede ser un buen lugar para readaptarlo para albergar otras cosas, o algunos centros de días, o incluso el Palacio de los Deportes en construcción. Ahora mismo el Archivo está en dos sitios, lo que multiplica las necesidades de limpieza, ordenadores, etcétera, y eso es poco operativo y poco práctico. Hay pocos recursos, y menos para los archivos o la cultura en general. Es una pena que sigamos más pendientes de las fiestas que de la cultura, pero es lo que hay.

EOb: El Archivo también se ha subido al carro de las nuevas tecnologías. Hace poco se creó un blog en el que se explica su funcionamiento y se publican diferentes entradas sobre los fondos documentales…

BE: Lo que se pretende con archivomunicipaldehellin.blogspot.com es hacer otro servicio importante que tiene que realizar un archivo, la difusión cultural. No se guardan las cosas por guardarlas, se hace para usarlas y darlas a conocer y creo que la gente valorará mucho más lo que tenemos, que en realidad es de todos los ciudadanos, si lo conoce. El Archivo es la memoria que no tenemos, y por eso en el blog, al hilo de lo que pasa cada semana, intento completar esa información con un poco de documentación. Tampoco se trata hacer de cada post una tesis doctoral, son cuatro líneas para difundir una foto, un texto, un documento interesante, etcétera. El blog da una información básica de quienes somos, dónde estamos y qué hacemos, y después unas pequeñas pinceladas de difusión.

EOb:¿Como trabaja una archivera en un mundo cada vez más digital?

BE: Frustrada. Porque el papel del archivero es el mismo en el mundo digital, pero no nos hacen caso. Es decir, si hoy todas las oficinas municipales estuvieran generando la documentación de forma digital seguirían necesitando alguien que tuviera una idea general de la organización, un cuadro de clasificación general y sería necesario continuar realizando las tareas de selección, valoración y espurgo. Estamos avisando desde hace mucho tiempo que tenemos carencias en este sentido, estamos obsoletos en cuestión de hardware y software. ¿Qué hacemos ahora con los disquettes de 5 y cuarto que se conservan en el archivo?.

Es un poco lo que pasa con la nueva Ley de Transparencia, para que queremos una Ley así si no tenemos los medios para poder ponerla en práctica. No nos han preguntado a los archiveros si podemos facilitar toda esa información. Es una Ley que va a ser imposible de cumplir, con tantas excepciones que hubiese valido la pena ni siquiera hacerla.

De compras