Lunes, 09 Diciembre 2013 17:38

La situación financiera del Ayuntamiento de Hellín

Resulta que la mayor empresa de Hellín es su Ayuntamiento si excluimos el Hospital, proveedor público de servicios para la salud del ciudadano. ¿De qué servicios nos provee el Ayuntamiento de Hellín? Fundamentalmente de policía local, de guardería infantil, de limpieza y recogida de basuras, de alumbrado público, agua y alcantarillado, ferias, fiestas y actos culturales, ordenación urbana y equipamientos deportivos. Seguro que me dejo alguno, pero para mí estos son los más importantes en la vida normal de sus habitantes. ¡Vaya, se me olvidaba! ¡Lo más importante hoy en día! Faltaba la fijación y recaudación de impuestos municipales. Sin comentarios.

No es Hellín una ciudad diferente a las muchas que hay en España con apuros económicos, es una entre ocho mil y pico ayuntamientos. Se salvan muy poquitos. La mala administración de nuestro penúltimo alcalde y su equipo de gobierno (PSOE) generó un desequilibrio en las cuentas municipales que ha dejado endeudado nuestro concejo para varias generaciones. Gastar lo que no se tiene siempre conduce a la ruina sin remisión.

Pero estamos donde estamos y el actual alcalde y su equipo de gobierno (PP) sabían a lo que tenían que enfrentarse. Y empezaron a hacerlo, con la ayuda de los planes de pago a proveedores que el gobierno de la nación puso a disposición de autonomías y ayuntamientos para que pudieran solventar sus deudas. Eso sí, a base de comprometerse a cumplir unos duros planes de austeridad, retirando parte de sus ingresos por transferencias estatales para pagar el dinero que el gobierno de España les había adelantado. Hasta aquí todo era correcto porque no había de donde sacar más dinero, al contrario, la recaudación de impuestos municipales había descendido como todo en la crisis. Gracias a estas medidas la liquidación del presupuesto del año 2012 se saldó con superávit.

Sin embargo, hace unos días el partido en el gobierno del Ayuntamiento de Hellín llegó a manifestar que no podría pagar la nómina de enero a sus empleados por falta de liquidez. La oposición (PSOE e IU) quisieron impedir que se solicitara un préstamo para pago de proveedores con el fin de conseguir dicha liquidez. Imagino que la oposición lo único que deseaba era el desgaste del alcalde y del partido que lo sostiene. Esto es a lo que nos tienen acostumbrados los políticos de uno u otro signo: no apoyemos en nada al partido del gobierno y así en las próximas elecciones ganamos nosotros, llegamos al poder, colocamos a los nuestros y a vivir, si es posible, cuatro u ocho años en la abundancia personal. La política como vocación de servicio al ciudadano y a la nación hace años que desapareció en España.

Y casi lo consiguen. En Pleno lo rechazaron y como esto mismo pasó en otros ayuntamientos, el gobierno central cambió la norma para que estas operaciones pudieran ser solicitadas por las Juntas de Gobierno, con lo que nuestros ediles han conseguido un préstamo de poco más de un millón de euros, que evidentemente habrá que devolver en su día.

Parece que nuestros gobernantes no han aprendido de lo que ha pasado en el sector privado en España: ha reducido su volumen en un 20% desde que comenzó la crisis a finales de 2007. Ha sido la famosa devaluación real de la economía española que, al no tener moneda propia, no se podía hacer monetariamente sino estructuralmente. Y por eso hay seis millones de parados, los empleados de empresas privadas han visto reducirse sus sueldos por debajo incluso del 20%, los precios han bajado espectacularmente en todos los sectores (construcción, restauración, ropa, etc...) y decenas de miles de empresas han cerrado sus puertas.

¿Y qué es lo que no ha hecho el Ayuntamiento de Hellín, como tantos otros, incluyendo a las autonomías e incluso al gobierno de la Nación? Pues no realizar el mismo ajuste que el sector privado, incluidas las familias, que han pagado todas sus deudas sin rechistar, a base de gastar sus ahorros y de hacer economías en sus hogares y empresas, economías que han incluido la desagradable tarea de tener que realizar despidos y expedientes reguladores de empleo para poder salvar puestos de trabajo y cierres de negocios.

El Ayuntamiento de Hellín tiene un presupuesto total de dieciocho millones de euros. El 45% del mismo es para gastos de personal. El 27% del presupuesto se dedica a pagar deudas antiguas e intereses de préstamos. Solamente el 28% del presupuesto se dedica a la compra de bienes y servicios.

No estoy de acuerdo con la solicitud del préstamo que acaba de realizar el Ayuntamiento. Pero no por las razones de estrategia política de desgaste de PSOE e IU, sino porque estamos alargando la agonía esperando que la crisis pase (y queda un montón de años hasta que la superemos) y al final quebraremos sin remisión. Entre la deuda bestial que nos dejó nuestro penúltimo alcalde y la que poco a poco le vamos sumando, nos quedaremos sin Ayuntamiento como ha pasado en la ciudad de Detroit, en Estados Unidos.

Sr. Alcalde y equipo de gobierno del PP: sean valientes, ahorren un 5,5% del presupuesto municipal y ya tienen ustedes ahí el millón de euros que han pedido prestado. No piensen únicamente en los futuros resultados electorales. Y no me digan que  no se pueden rebajar gastos. Millones de familias españolas y decenas de miles de empresas y autónomos ya lo han hecho. El Ayuntamiento no puede ser la mayor empresa de Hellín. Con eso fomentamos que la juventud no tenga otra aspiración que colocarse en el concejo o en el Hospital y eso mata la iniciativa privada, no crea puestos de trabajo y favorece la emigración de nuestros ciudadanos.

Siento ser tan duro, pero la que es dura es la realidad de la situación del Ayuntamiento de Hellín.

De compras