Miércoles, 25 Diciembre 2013 08:54

Álvaro Millán: “Sin un buen padrino y una buena promoción difícilmente se puede vivir de la música”

Hace unos días le poníamos cara a Álvaro, el eje por el que discurre Luna Hiena, puesto que asistíamos al concierto que realizaban en nuestra ciudad. Nos habíamos visto alguna vez en Garage, pero ninguno de los dos sabíamos a qué dedicábamos nuestro tiempo libre.

Quizás por la comodidad y neutralidad que suponía elegimos este bar, testigo del crecimiento de muchas canas y alguna barriga, para charlar un rato sobre la música y la vida. En el caso de Álvaro Millán ambos temas son casi lo mismo, y eso se nota en los gestos, en la pasión que denotan sus palabras cuando habla de frases, melodías, bolos, y de la gente que toca con él en el grupo. Compañeros y amigos.

Es posible que incluso, mientras le voy haciendo el cuestionario, interrumpidos por los saludos de los clientes que entran y salen y por nuestros acercamientos a la barra para pedirle otra a Pepe, Álvaro tenga en la cabeza ese estribillo pegadizo que le ayude a poder cumplir su sueño: vivir de la música.

El Objetivo: Hace pocos días presentasteis vuestro último álbum en Hellín. ¿Qué tal la experiencia?

Álvaro Millán: Pues en general muy buena, la verdad es que siempre está bien poder tocar y que te acompañen muchos de tus familiares y amigos. En parte es una responsabilidad, y era la primera vez que tocábamos en un teatro, pero salimos muy contentos con la experiencia. Claro que hay cosas mejorables. La Casa de la Cultura es un sitio peculiar para tocar, en realidad es una iglesia, y no tiene la mejor acústica del mundo. Dependiendo del lugar en el que oigas el concierto se escucha de una forma u otra, así que es difícil preparar el sonido. Pero me gusta quedarme con las cosas buenas. La banda hizo un esfuerzo muy grande para preparar el repertorio, y estuvimos unos días muy liados preparando las colaboraciones de todos los amigos que nos acompañaron esa noche en el escenario, por eso estoy muy contento, aunque reconozco que algunos temas podíamos haberlos tocado mejor.de cerca alvaro millan

EOb: ¿Se siente Luna Hiena profeta en su tierra?

AM: No, que va. Pero creo que es algo que le pasa a la mayoría de las bandas del pueblo. Es una cuestión de cultura musical o de falta de implicación con estos temas. Aquí en Hellín da igual que toque un grupo local o que venga una banda muy buena de Murcia o Albacete, la gente no va a verlos, salvo que salga en la tele y sean famosos. Y lo mismo pasa con otras actividades, como el teatro. También influye el hecho de que hay muchos momentos en los que no hay un local en el que se toque música en directo. Pero cuando lo ha habido la gente no ha respondido lo suficiente. Es complicado, a veces no sabe uno si la gente no responde por falta de conciertos o no hay más conciertos por la falta de respuesta.

EOb: Es el cuarto álbum de la formación, y lo habéis grabado tras casi 10 años de silencio discográfico. ¿Por qué ese silencio tan prolongado?

AM: En realidad no ha sido un silencio total, durante todos estos años hemos estado haciendo otras cosas. Yo he estado con otros proyectos, colaborando con otras bandas, y no he parado de escribir canciones. Luna Hiena es un poco como el Guadiana, aparece y desaparece pero siempre está ahí. Llevamos 15 años con la banda, con buenos momentos y con algunos regulares, con más intensidad o con menos, pero siempre ahí. Ahora hemos grabado este disco, que es el resultado de un trabajo de muchos meses. Ha sido una grabación pausada, no ha sido el típico disco que preparas, alquilas un estudio de grabación, y en unas semanas ya lo tienes producido.

EOb: Imagino que esa forma de trabajar ha sido posible al hacer la grabación en Hellín.

AM: Claro, tenemos la gran suerte en Hellín de contar con Musicasette, el estudio de Juan Carlos García. Juntos hemos producido el disco. En él han colaborado muchos músicos, muchos amigos, que han ido haciendo sus aportaciones por separado durante muchos meses. El resultado es un disco muy estudiado, en el que no valía la primera toma, siempre hemos buscado mejorar esa primera impresión, buscar algo casi perfecto. También te digo que lo más seguro es que el siguiente disco lo grabemos del modo tradicional, ahora que volvemos a tener una banda completa.

EOb:¿Cómo ha evolucionado Luna Hiena en todos estos años?

AM: En esencia seguimos haciendo la misma música. Hace 15 años hacíamos una música con un referente claro, nos mirábamos en el espejo de grupos pop como Los Secretos, y las nuevas canciones tienen ese mismo fondo. Ahora quizá tenemos algún tema un poco más rock, pero creo que es una evolución normal, porque escuchas otra música, tocas con otra gente, y todo eso influye. Pero en lo fundamental, en disfrutar con lo que haces, seguimos siendo los mismos. Ahora tenemos una formación prácticamente nueva, pero los nuevos integrantes han sido muy generosos en su trabajo y en su implicación para coger la onda de las canciones que tocamos. Estoy muy contento con ellos y es un placer poder escucharlos cada día.

EOb: ¿Cómo surgen las canciones de Luna Hiena? ¿Tienes algún método para componer? ¿Eres de los que le surge una melodía en la cabeza y está deseando llegar a casa para anotarla?

AM: (risas) Pues en realidad siempre me ha pasado. Pero por eso desde hace muchos años he llevado siempre encima una grabadora. La primera tipo walkman, y luego una de las de cinta pequeña. Ahora es mucho más fácil porque los móviles graban. Normalmente primero surge la música, y sobre eso voy colocando la letra. Es el sistema más fácil, y reconozco que me gustaría tener la capacidad de hacerlo al contrario. Además de grabar melodías y luego componer con la guitarra, siempre voy anotando palabras, frases que me van surgiendo en cualquier sitio, en un papel, un albarán, la agenda, y muchas de esas frases terminan en mi libreta de letras, algunas las utilizo en los temas y otras continúan en esa libreta todavía.

EOb: ¿Se puede vivir de la música o los músicos solo pueden vivir para la música? ¿Qué es más importante un temazo o un buen padrino?

AM: Pues hoy en día o tienes un buen padrino y una buena promoción o difícilmente se puede vivir de esto. Hacer buenos temas no te aseguran el éxito, es una pena, pero es así. Por eso hay que buscar el término medio. Uno no puede renunciar a hacer las canciones que quiere, pero hay que intentar también darse a conocer. Ahora nosotros estamos intentando entrar en algún Festival gordo, ese sería un escaparate estupendo para dar a conocer nuestra música, pero es algo difícil, aunque estamos empeñados en conseguirlo.

EOb: Uno de los momentos más emotivos del concierto del otro día fue la canción que tocaste en acústico junto a tu hijo y dedicasteis a tu mujer. ¿Qué siente un padre al compartir escenario con su hijo?

AM: La verdad es que fue un momento extraño. No suelo dedicar canciones en los conciertos. De hecho, no me gusta hacerlo ni que lo hagan. Pero por otro lado creía que era el momento perfecto para hacerlo. Mi hijo toca desde que era muy pequeño. Le dije si le apetecía tocar ese tema de Quique González y le pareció bien. A mi me cuesta mucho hablar encima del escenario, luego cojo la canción y se me olvidan los nervios, pero para hablar tengo que hacer un esfuerzo, pero me dije que era el momento ideal para agradecer a mi mujer todo el tiempo que le quito por dedicarlo a la música. Y últimamente ha sido mucho con el lío del disco y preparar el repertorio de los conciertos. En cuanto a mi hijo, por supuesto que me siento orgulloso, pero lo veo como algo normal, porque en casa llevamos toda la vida tocando juntos.

EOb: ¿Qué proyectos tiene Álvaro y Luna Hiena para el futuro?

AM: Pues intentar dar a conocer el disco, lo que te comentaba antes de tratar de tocar en algún festival que nos de ese empujón, y por otro lado, seguir escribiendo con vistas a un nuevo trabajo. De momento tenemos unas cuantas canciones, algunas de ellas las tocamos el otro día incluso, y cuando tengamos 10 o 12 que nos llenen las grabaremos. Te adelanto que a principios de febrero volveremos, si no pasa nada, a tocar en Hellín, esta vez en un sitio muy especial para mí y para mucha gente. Será un concierto super bonito pero no te puedo contar mucho más porque la fecha no está cerrada.

De compras