Martes, 31 Diciembre 2013 10:23

Pruden López: “Como pintor he alcanzado algo muy importante: la síntesis”

El Museo Comarcal alberga hasta el próximo día 8 de enero una exposición con las últimas obras de Pruden López y hace unos días acogía al pintor y a un servidor para realizar la entrevista que ahora transcribimos.

Rodeado de sus acuarelas, este hellinero, exiliado felizmente en tierras valencianas, nos desgrana su afición temprana por el dibujo y la pintura. Lo hace de forma tímida al principio, con más seguridad, con la que le otorga la familiaridad de sus obras cercanas, más tarde.

Militar y pintor, o quizá los términos tengan que ser invertidos. Ambos aspectos, que ocupan buena parte de su vida junto a la familia, son vocacionales. Su carrera militar y su dominio del pincel, del agua, y del color han corrido paralelos durante muchos años.

El Objetivo de Hellín: ¿Quién es Pruden López y qué relación tiene con Hellín?

Pruden López: Pues soy de Hellín, nací aquí, aunque con 18 años me fui, me metí en el ejército como voluntario y desde entonces me he dedicado a la carrera militar. Desde hace muchos años resido en Paterna, Valencia, aunque sigo viniendo mucho por aquí, porque es donde está mi familia y porque me gusta mucho esta ciudad.

EOb: ¿Cómo se inició tu afición a la pintura?

PL: Siempre he tenido una especie de raíz artística, desde muy pequeño, porque estas cosas te entran de pequeño y luego las vas cultivando. Ya en el colegio me encantaba dibujar, en Capuchinos. Luego pasé al instituto, al Melchor de Macanaz, y allí tenía como profesor de dibujo a Diego Expósito, a don Diego. Fueron los profesores, o mejor dicho los maestros, porque en aquella época eran maestros, los que me inculcaron una disciplina a la hora de dibujar. En el instituto conocí las diferentes técnicas y sobre todo hice mucho dibujo técnico, que era en lo que insistía don Diego. Después de esto me olvidé un poco de la pintura y el dibujo, durante el tiempo en el que comencé mi carrera militar. Fue un paréntesis breve, de unos tres o cuatro años, en los que seguía dibujando, y después empecé a comprarme colores, óleos sobre todo, y a pintar obra abstracta. Pintaba lo que se me ocurría, plasmaba color, materia, con espátulas, pinceles y salían algunas cosas que al menos a mí me gustaban. Luego cambié al papel, la acuarela, y hasta ahora sigo con esa técnica y ese soporte.

EOb: ¿Pintar es para ti una necesidad, una forma de evasión, un entretenimiento o una forma de expresarte?

PL: Pues creo que hay un poco de las cuatro propuestas que me haces, pero quizá me decante hacia la última. Para mi pintar es una necesidad, una forma de creación, de evasión, una manera, al fin y al cabo, de que en un papel en blanco empezar a jugar. Para mi pintar es como un juego, me gusta jugar con la pintura, y el resultado de ese juego es en parte la obra que aquí se expone.de cerca pruden lopez

EOb: Diez años desde que expusiste por última vez en Hellín. ¿Ausencia voluntaria o forzosa?

PL: Es una ausencia voluntaria porque podría haber traído algo de obra aquí a los tres o cuatro años desde la última vez, puesto que en ese momento ya tenía bastante obra nueva. Para mí la pintura es algo secundario, porque sigo trabajando, pero sí que tengo una especie de circuito en el que mis exposiciones se van renovando en unos tres años, con unas 50 o 60 nuevas acuarelas.

EOb:¿Cómo ha evolucionado tu pintura en todos estos años?

PL: Pues es evidente la evolución, y a mi me gusta el resultado, porque al final he conseguido algo que para mí es muy importante, la síntesis. Explicar poco, con los medios justos, y que transmita algo. Ese es el punto en el que creo que me encuentro.

EOb: ¿Por qué la acuarela como técnica?

PL: Como te comentaba antes yo empecé con el color pintando cuadros abstractos. Llegó un momento en el que, sin cambiar la temática, decidí probar con la acuarela, pintar sobre papel, y eso me permitió ver cómo jugaba el agua, cómo reaccionaba sobre el papel, y me llevaba muchas sorpresas, porque en la acuarela si no es una sorpresa dirigida y creada es una sorpresa desagradable, porque no se puede corregir ni cambiar lo que hayas plasmado en el papel.

EOb: ¿Seguirás como acuarelista y te has planteado cambiar de técnica?

PL: He estado tentado de volver al lienzo, pero me encuentro muy cómodo con la acuarela. Puedo plasmar lo mismo en un lienzo que en un papel. La voz seguirá siendo la misma, pero la comodidad me la ofrece la acuarela.

EOb: El paisaje es quizá uno de tus temas recurrentes, ¿tus composiciones son producto de una inspiración súbita o de un análisis meticuloso?

PL: Al principio es impulsivo. Mis bocetos salen de un trozo de papel pequeño, con tres manchas, una aguada y dos manchas más tengo plasmado lo que quiero hacer. Pero luego a la hora de pasar ese boceto a su formato definitivo tiene que ser un trabajo mucho más analítico, más meticuloso. La composición la tienes medio resuelta, porque cuando has estado manchando el papel primario tú vas colocando lo que quieres y más o menos lo tienes claro. Pero a la hora de trasladarlo a un formato grande, y sabiendo que la acuarela no tiene margen de error, hay que tener más cuidado.

EOb: ¿Eres un pintor de series o de temas aleatorios?

PL: Creo que al final buscas las series. El primer patrón, el boceto, es una chispa. Y ese patrón va a encender toda una mecha y va a ser una cascada de acontecimientos plasmados sobre esa idea. Sobre esa idea pueden salir una serie de veinte o treinta acuarelas, pero llega un momento en el que dices basta. Te aburres. Cuando me empiezo a aburrir es cuando doy un salto y busco otra cosa.

EOb: ¿Cuándo y cómo pinta Pruden López?

PL: Me gusta sobre todo pintar por la noche, es el momento en el que más a gusto me encuentro, pero pinto por la tarde sobre todo, aunque tampoco tengo un ritmo fijo de trabajo. Es un ritmo, como decíamos antes, primero impulsivo y después un poco más encauzado. Pero cuando más disfruto es por la noche, trabajando con música, y que además es el momento en el que me salen las cosas que a la larga más me gustan.

EOb: ¿Qué es lo último que has pintado?

PL: Es una panorámica de Hellín, aunque realmente, trabajar en un estudio me permite estar con varias obras al mismo tiempo. La acuarela hay veces que te permite trabajar sobre húmedo, porque es lo que buscas o lo quieres semi húmedo o seco y tienes que esperar para poder retomar el trabajo. Lo último son las series que hay expuestas en esta muestra sobre ciudades. Son panorámicas sobre unas ciudades que yo he creado.  A partir de cuatro puntos, cuatro rectas, un degradado y un horizonte que ubicas en el punto que consideras más interesante, estás creando una ciudad en un papel blanco.

EOb:¿Tu distancia con Hellín es buscada o impuesta?

PL: Es impuesta por el trabajo. Lo que pasa es que al final, donde tienes el trabajo, y cuando llevas, como yo, casi 30 años viviendo en un sitio, aunque no pierdes nunca tus raíces, allí están las ramas, las hojas y el fruto de esos 30 años. Y todo eso me permite querer el sitio en el que estoy, a los amigos que tengo allí, aunque tampoco me olvide de mi pueblo.

EOb: ¿Y cómo ven Hellín unos ojos que no la pueden mirar todos los días?

PL: Me gusta ver Hellín en soledad, y no es que sea un tipo solitario, pero a veces vengo a Hellín con amigos y me cansa ya enseñar las cosas típicas. Esos paseos prefiero disfrutarlos en solitario, porque a veces descubro cosas que, aunque siempre han estado ahí, con el deterioro de los años son más bellas. Veo sitios donde yo paseaba, tiendas en las que entraba y que ahora no existen o están cerrados. Y esos sentimientos no se los puedes enseñar a nadie, no es patrimonio ni arte, es parte de mi patrimonio personal, de mis recuerdos. Me gustan esos momentos de recuerdo, de evasión, perderme por el casco antiguo, o bajar a la zona del Parque, donde también me movía mucho.

EOb: ¿Volverá a vivir Pruden López en Hellín?

PL: No lo se. Es complicado. No por no tener sitio para vivir, ni quiera por falta de ganas. Volver ahora mismo lo considero como si fuera un retiro, un apagón, como venir a morir al hoyo, a la guarida, y es una decisión complicada. Siempre lo he visto así. No te lo puedo contestar.

De compras